El mundo de Hortensia Kauri

Anécdotas y contradicciones de los treintipico. También, música, amores, andanzas.

Thursday, March 16, 2006


El gusto por el escribicionismo

Ni bien me enteré, quise contárselos. Después de todo, tenemos algo juntos y voy a fomentarlo. De acuerdo con la definición que aparece en un blog de reciente aparición (http://www.malaspalabras.com/) soy una escribicionista. Es decir que me exhibo escribiendo. O como dijo un comentario anónimo hace unos días, me desnudo escribiendo. En ese caso, todos ustedes son voyeurs. Cuéntenme, por favor: ¿qué cerradura los espera esta noche?

Curiosamente, las veces que hice nudismo nunca fue en una playa para tal fin. Prefiero desnudarme en arenas solitarias. Me gusta desnudarme en el agua, me hace sentir leve. Lo mejor es meterme al mar con el traje de baño puesto y después sacármelo y revolearlo hacia la arena. ¿Lo probaron?
Uy, creo que estoy rozando el camino del porno-escribicinismo. No es que quiera cortarles el mambo, pero mejor retomo en esa rotonda y sigo por la 236 que va a otro tipo de desnudez.

Entre exhibicionistas y escribicionistas la gran diferencia es el velo del papel. Bueno, y algunas más. Los exhibicionistas ven a su público, se mueven sin dejar de mirarlo a los ojos. El oficio de escribicionista es más solitario, con público apenas soñado. Según la RAE, los exhibicionistas muestran los órganos genitales. En mi caso y en el de muchos escribicionistas amigos, no es esa la intención (aunque alguna vez se escape una teta, un culo). Sí, en cambio, el prurito de contar historias en primerísima primera persona.

No sé nada sobre el escribicionismo, soy nueva en esto. Hasta ahora puedo decir que es mi ocupación secreta (o más o menos secreta si los cuento a ustedes). Que me llevó a la ruta 236, una que no aparece en los mapas. Que me desvela a gusto. Que me provoca más que muchas cosas. Creo que hay algo de comunidad, de devota cofradía cuando uno se desnuda y muchos lo miran. Especialmente cuando desnudada y ¿desnudantes? están sentados frente a un monitor, lejos unos de otros y en privada comunión.

Me gusta que ustedes, que vos por ejemplo, te meriendes este post. Que huelas una letra y te guste. Que decidas masticarte esa palabra y termines tomándote un párrafo como te tomabas la leche con Nesquik. Me gusta tenerte atrapado así, de esta manera literal y aparente. Me gusta también que después, cuando tengas ganas en realidad, puedas cagarte libremente en esa letra, en cualquier palabra, en el post entero.
Eso sí, ¡antes dejá tu comentario!

3 Comments:

Anonymous Anonymous said...

yo no me desayune este post. me lo estoy almorzando.

sigue deleitandonos con suculentos manjares.

9:47 AM  
Anonymous Anonymous said...

A mi me gusta exhibirme, sobretodo cuando lo que se dibuja es una silueta, unas sombras chinas de total anonimato, y escribicionar tambien mis sentimientos, haciendolos parte de la cofradía...
Por eso me enganche a este blog, y lo saboreo con la extraña certeza de quien se sabe entendido...
Hortensia: sos conciente de que tus relatos provocan adicción?

9:22 AM  
Anonymous Anonymous said...

Temo que el camino que está tomando este blog sea de dudoso moralidad. Neogolgismo como escribisionismo, o el ya nudismo conmueve hasta el más desprevenido. No me atrevó a hablar de adcción, sin embargo cada vez que prendó la compu vengo directamente a esta dirección, y si no encuentro nada nuevo me frustro.
Cannabio Argento

12:07 PM  

Post a Comment

<< Home